jueves, 3 de enero de 2008

Mi Nochevieja en Buenos Aires

Urrr, y llegó el fin de año, y por fin el viaje a Buenos Aires, breve pero intenso. De viernes día 28 a martes día 1 de enero de 2008!!! La ida fue un desastre importante, para no perder la costumbre de este país maravilloso, nos comimos como hora y media de retraso, pero a pesar de todo salimos.

Hostal en Recoletas, bueno, bonito y barato, con mucha animación y mucho ruido también, pero agradable. Turismo, andar, tomar cervecitas... paz en una ciudad que me ha resultado hermana gemela de Madrid salvando todas las distancias del mundo. Ciudad acogedora y tranquila con cierto aire decadente. Umm, la única pega el calor, hemos soportado unos 40º y por la noche refrescaba CERO.
Hay que destacar los precios, para nosotros es más que barato, y comparado con São Paulo es casi gratis también. Menos mal que no me ha tocado Buenos Aires de destino porque no llegaría nunca a fin de mes.





Y llega la Nochevieja, el plan es ir a comer las uvas a la hora española a casa de Encarni (la becaria de Buenos Aires). Qué emoción, pero qué emoción!!! Todos en casa, preparando las uvas, la cerveza, el champán, y atentos a la tve internacional.

Jamás pensé que ver a la señorita Igartiburu me haría tanta ilusión: gritos, saltos, nervios, abrazos… despedir un año maravilloso, bueno, como no lo había sido hace tiempo, y con esperanza de que el nuevo año no sea menos bueno.


Después de las uvas españolas, a cenar a un restaurante... y nada de marisco, carnaza argentina. Qué grande, todos reunidos como una familia a la que no conoces mucho... 3 becarios de Buenos Aires, 1 de Marruecos, 2 de La Paz, 5 paulistanos, una jordana y una sevillana de visita. La familia no podría ser más variada.
En Buenos Aires no hay ninguna celebración especial tras las uvas, solo unos pocos cohetes, pero que no cunda el pánico... ahí estábamos los españoles para liarla!! Un rato de bailoteo en el restaurante, luego a un garito y prontito por la mañana a dormir. En la foto oscura estamos todos los españoles y algún que otro argentino haciendo una conga espontanea, jaja, qué momentos...





Moraleja: Nochevieja super emocionante, un poco agridulce... día de hablar con mis padres, con mis hermanas, con Borja, pensar en mis amigos... un poco de morriña porque para mi la Nochevieja es un día súper especial, más que la Nochebuena, pero realmente ha merecido la pena pasar esos momentos de saudade... y tantos momentos de alegria e independencia. Son momentos en los que estas tú y nadie más que tú, gente diferente rodeándote, todos diferentes pero con un sentimiento común: estamos fuera de casa, estamos pasándo un buen año, conociendo gente, una cultura diferente, integrandonos en lugares que mi imaginación no llegaba a alcanzar, y todo es trabajo personal. Tú tienes que estar bien, o estar mal, o estar triste, o con morriña... y tú solo tienes que reponerte y hacer que cada momento sea especial.



Ummm, el día 1 volvíamos a Sao Paulo. ¿Comida de Añonuevo? Una hamburguesa. También para el recuerdo... vuelta sin problemas, nada de retrasos, Fernando el taxista esperándonos y vuelta al hogar, dulce hogar...

Respecto a la vuelta, aunque Sao Paulo lo tiene todo y es una ciudad que me encanta a pesar de todo... se ha hecho dura. En Argentina la gente era muy parecida a nosotros... no sé como explicarlo, pero el cambio con Brasil es radical... otra vez el portugues, el caracter de la gente, las colas, el tráfico, el ruido, la contaminación, la fiesta, la picanha, los quilos, las plataformas, las licras apretadas y sin complejos, las aceras rotas, las distancias infinitas, el trabajo o no trabajo, tu habitación, el montón de ropa a lavar, las compras desesperantes, más colas, la sonrisa de la gente, la inseguridad, actualizar el blog, preparar siguientes eventos, el carnaval, reyes, el amigo invisible con la nueva familia, más fiestas... cosas maravillosas pero que después de sentirme un poco en España a pesar de separarme más de 10000 km. cuesta volver a vivirlas... es más antes no costaban porque todo era diferente, ahora las cosas van siendo normales... y es maravilloso, porque esta es mi vida ahora. Y estoy absolutamente encantada.
Después de toda esta filosofada creo que voy a salir un poquito, porque es jueves y no es día de estar en casa. Es día 3 de enero (22:15) para mi ahora y día 4 en España (1:15). Fecha especial, más que especial, simbólica para mi y estoy feliz, lejos pero feliz.
Guapis, un besazo, que sepas que estoy encantada y que viva el día 3 y el día 4 de enero, que mejor tener dos días, así lo podemos celebrar por duplicado y nos dejamos de polémica. Muakkkk.

3 comentarios:

superez dijo...

Evaaaaaaaa!!!!!!!!!

Ese fin de año a lo "española desterrada a Buenos Aires", jjejje. No te quejes de la vuelta a la realidad... que al menos tu realidad no incluye epidemia de gripe, con mocos, congestión y letargo general, jajaj! Pero si en las fotos estás toda morenaaaa!!

Y yo aquí con cara de pimiento...

Un besazo enorrrrrme!

Melo dijo...

Te habras quedado a gusto no?
Vaya parrafada!!!!jajaja.
Q envidia!!! Con lo que yo queria ir a Buenos Aires, en fin, habra que dejarlo xa cuando seamos ricos y famosos.
Estuve con Borja el dia de Nochebuena por Zaballa.
Bueno wapa, sigue disfrutando que ya te keda menos para volver.
besito

swampwalk dijo...

Nena, qué ilu tu comment... ya te digo que ha sido dura la vuelta, pero bueno, ahora a planear otros viajes (Bolivia os espera, jeje). Además, vosotros con la playita, qué envidia. Me voy a aficionar a tu blog, que lo sepas ;-)
Un beso.