lunes, 12 de mayo de 2008

Mis domingos mañaneros

Vila Madalena. Natingui. Mi casa. Mi cuarto, el cuarto de servicio. Terraza, pequeña pero terraza. Levantarse un domingo. Cierta resaca. Tumbarme a no hacer nada. Charlar con Cris. Un poquito de Internet. Lectura. Pensar en el plan del domingo. Ronda de llamadas. El aperitivo. Vino argentino o chileno. Vino español el día de suerte. Patatas fritas. Sol o frío. Baño a manguerazos. Dormitar o dormir. Hamaca o pareo y almohada. Crema de sol o jersey de cuello vuelto…


Domingo tarde de comida, caipis y samba... un clásico aquí que siempre me deja satisfecha.
Muakkk.

4 comentarios:

missbrightside dijo...

Jeje, qué grande¡¡¡¡
Me encantan esos chiringuitos nuestros, el vinito, la musiquita, la compañía, los manguerazos cuando tocan, las risas y el gustito que da no hacer nada.
Seguro que la terraza de Natingui es lo que más añoraré de Sao Paulo.

Beijos, moza

Eva M. Paíno dijo...

Anda que luego te quejas, pero que bien vivís por ahí, eh!!
Yo podré viajar más fuera del país, pero tú tienes todo un país para descubrir y una fiesta que no veas!!!

Ya va quedando menos, así que aprovecha bien!!
Besos

swampwalk dijo...

Gracias por los ánimos, guapa, y seguíd divirtiéndoos tanto por ahí.
Muak.

Luzy dijo...

Esos domingos de terraza...
suenan bien jajjaajj

me apetece conocer SAO PAULO